Regresé a casa en Angers. Un viaje que quedará grabado en mi memoria por haber sido milagroso y un final de pesadilla que ahora nos obliga a sonreír.

Llegué a Madrid sin ningún problema y fui en Metro hasta Alberto, mi anfitrión en el norte de Madrid. Un chico de 30 años super simpático. Me sentí como en casa. Todo su apartamento estaba a mi disposición.

Al final de la tarde fui a casa de Margarita. El milagro … encontrado 55 años después de nuestra última carta.

Después de 55 años, he cumplido una promesa que me hice: ir a ver a Margarita en cuanto me vaya a Madrid. Había guardado en mi memoria su dirección en ese momento, lo que me permitió ser reconocido.

Y finalmente por primera vez pudimos besarnos. Hablamos como si siempre nos hubiéramos conocido, nuestra vida y todo y todo. Me quedé más de dos horas. Al día siguiente partía hacia Sevilla por el cumpleaños de su tercer exmarido. Volveré a Madrid lo antes posible, además disfruté mucho de la ciudad.

Me quedé allí 4 días. Caminé por muchos lugares. Cuando regrese visitaré « El Prado », que se considera uno de los mejores museos. La gente de Madrid es muy acogedora incluso en lugares turísticos como la plaza « La Puerta del Sol » o la « Plaza Mayor » que no pude salir, es tan agradable estar ahí, siempre hay algo que hacer. ‘Animación . También deambulé, por consejo de Alberto, por la Gran Vía, una avenida tipo Campos Elíseos.

Y luego tuve que irme a Barcelona. Fui allí en tren OUIGO. Cuando llegué estaba lloviendo, lluvia muy fuerte. El apartamento estaba a 10/15 minutos andando de la estación en 3 minutos estaba empapado y quería tomar un taxi, el conductor se negó porque mi bolso estaba mojado… estaba en el ambiente general de Barcelona. Entonces fui en metro.

Sí Barcelona, ​​el barrio « GOTÌC » es muy bonito, los edificios, edificios, calles son muy típicos. Pero entonces los barceloneses solo ven la tarjeta bancaria, en ese momento tienen una sonrisa y son amables de lo contrario, los turistas los avergüenzan. Parece que esta es una característica de los CATALANES.

Sin embargo, fue agradable para mí dar un paseo y poder almorzar en un restaurante en la playa bajo el sol después de sentarme en dos restaurantes sin que me sirvieran.

Y luego el regreso … un escenario original …

Tomé un autobús FLIXBUS que me llevaría a París. Salimos de Barcelona alrededor de las 8:10 pm, alrededor de las 9:00 pm había una parada para cenar pero 20 minutos… Así que ninguno de los pasajeros cenó. Nos fuimos, por suerte tenía mi batería de respaldo para poder ver una película porque los enchufes USB y 220 V no funcionaban.

Alrededor de las 5 a.m., el autobús se detuvo en Clermont-Ferrand para descargar y cargar pasajeros. Aproximadamente diez personas salieron a fumar y relajar las piernas, yo hice lo mismo por mis necesidades naturales.

Cuando volví, la gente estaba subiendo al autobús y yo lo seguí. La puerta se cerró detrás de mí.

Entré en mi lugar y allí sorpresa se habían ido todas mis cosas, bolso con cámaras, chaqueta, smartphone … nada. Un pánico total… voy a ver a los conductores les hablo en español pero no entienden… El autobús se está moviendo. Finalmente paran y bajamos con uno de los conductores. Hablamos, me dice que venga de Burdeos, habla francés y me doy cuenta de que no estoy en mi autobús. Estoy en un bus BLABLACAR.

El conductor me confirma que el FLIXBUS está frente a nosotros. Me invita a subirme e ir a Lyon Perrache a recoger mi autobús.

Mi autobús no pasó por Lyon Perrache, pase lo que pase voy a tomar un tren hasta París.

En Lyon Perrache, no hay taquilla. Así que me enfrentaré a una máquina y no puedo jugar mi carta de senior. Entonces cojo un billete, 84,20 euros para el próximo tren… La máquina valida mi pago y no me da billete. Me lo envía por correo electrónico.

Vuelve el pánico… voy a otra máquina y ahí tengo un ticket, que es el mismo con la misma referencia pero pagué una segunda vez. Pero obtuve el boleto cuando el tren se fue.

Llegan empleados, les explico, me permiten tomar el tren que está en el andén y que va a Lyon Part-Dieu. Este tren va a París, así que voy a ver al jefe del tren que me invita a tomar asiento en el tren y no me cobra nada. Sé que llegaré a París antes del autobús.

París, la estación de Bercy donde llegan los autobuses está muy cerca de la Gare de Lyon, pero lo sé y no es fácil. Entonces decido tomar un taxi, el primero se niega, la carrera no es interesante. El segundo mucho más lindo me lleva.

Estación de Bercy, un conductor me aconseja que vaya a la taquilla y pregunte … al menos 1 hora de cola … Entonces para mí es imposible, tengo que saber cuándo llegará el autobús o si ha llegado. Finalmente encuentro al conductor que me aconsejó y me está ayudando, llama a un asesor que tiene la información, este joven se va y regresa con un boleto para Angers, mi número de bus y me confirma que no ha llegado. Ahora lo estoy esperando con dos pilotos, el segundo ha venido a unirse a nosotros y será el piloto de Angers.

Llega el autobús, subo en cuanto se abre la puerta, encuentro a mi vecino, a mis vecinos albaneses y todas mis cosas menos el smartphone. Les pregunto y me digo que se lo haya dado a los conductores que ya no me ven. Tenía lágrimas en los ojos.

Lo recupero todo. Los dos conductores me dicen que tienen mucha suerte. Lo pienso.

La pesadilla se acabó, no, no está inventada, la viví.

Luego, al llegar a Angers, encuentro a Gwenn y mi casa.

Yo, que quiero ir a Egipto por mi cuenta … ¡no lo he logrado!